• Un Portal de Soluciones para la Adaptación al Cambio Climático

    https://adaptationataltitude.org/solutions-portal

    En un trabajo colaborativo con varias instituciones y proyectos, el programa Adaptación en las Alturas construyó un portal web que sistematiza una serie de soluciones propuestas y comprobadas para la adaptación al cambio climático en regiones de montaña.

    Las experiencias detalladas en el portal contienen información sistematizada sobre el contexto, beneficiarios, planificación, resultados, financiamiento, evaluación, sostenibilidad, procesos de capacitación, aspectos innovadores, barreras, y posibilidades de escalamiento. Además, incluyen documentos de interés y enlaces a información complementaria.

    Una buena parte de las soluciones publicadas para los Andes han sido generadas con la facilitación de CONDESAN. Desde el proyecto AICCA se han aportado soluciones para la adaptación al cambio climático en recursos hídricos en Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia. El proyecto MERESE-FIDA ha contribuido con mecanismos de conservación y gestión sostenible de ecosistemas altoandinos y la retribución de servicios ecosistémicos en Perú; la Red GLORIA-Andes aporta soluciones para el monitoreo de los impactos del cambio climático sobre la vegetación a lo largo de toda la cordillera; la estrategia EMA aporta estrategias para el monitoreo integral de la alta montaña en Colombia (IDEAM, IAvH); el programa GEF-Montaña contribuye con soluciones para la protección de la biodiversidad y servicios ecosistémicos en Chile; desde Bolivia se recogen soluciones como el proyecto de Biocultura y cambio Climático en Cochabamba, el manejo integrado de la cuenca del Río Grande y programas de riego y agua potable a nivel municipal.

    En los próximos meses, se espera continuar enriqueciendo esta base de soluciones con nuevos estudios de caso provenientes de las experiencias en los Andes y otras montañas de todo el planeta. Con esto, el portal permitirá a implementadores de proyectos, tomadores de decisión e investigadores continuar accediendo a información de alta calidad sobre estrategias innovadoras de adaptación y aportar a generar conexiones que consoliden esta comunidad de práctica a nivel global.

    El portal ha sido desarrollado como parte del programa Adaptación en las Alturas, financiado por la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación. Para mayor información sobre el portal haz click aquí. Las personas interesadas en contribuir pueden dirigirse aquí.

  • Provita reactiva viveros comunitarios para su Plan de Restauración del Bosque Seco en la isla de Margarita

    Prensa Provita Nueva Esparta. (CNP: 21.465).- Provita anunció la reactivación de siete viveros comunitarios ubicados en la península de Macanao (oeste de la isla de Margarita, Nueva Esparta), en los que crecerán las 3.000 plantas que serán destinadas a la restauración ecológica de matorrales y del bosque seco de esa región que es hogar de la cotorra margariteña (Amazona barbadensis) y de otras especies endémicas.

    El objetivo, que Provita prevé cumplir junto a los viveristas comunitarios, es propagar 3 mil plantas de ocho especies nativas del bosque seco de Macanao, incluyendo 500 guayacanes, para ser llevadas hasta las parcelas identificadas para la restauración.

    Luis Guevara, biólogo y analista de restauración del Programa de Conservación de la Cotorra Margariteña, manifestó que ya se realizó un importante trabajo de identificación, selección y tratamiento de semillas, así como del sustrato que se usará para el crecimiento de las plantas.

    “No se trata sólo de sembrar por sembrar”, dijo, al tiempo que destacó que se busca garantizar que esas plantas que se producen en los viveros “sean realmente útiles al bosque seco y a toda la diversidad que allí habita”.

    Tras un minucioso y laborioso trabajo de identificación y selección de semillas, estas se almacenan en condiciones adecuadas para garantizar su vida.

    “También trabajamos en la incorporación de micorrizas para aportar nutrientes. Hacemos la solarización del suelo que es el sustrato o la tierra con la que llenamos las bolsas e incorporamos las plántulas, una vez que germinen las semillas”, explicó.

    Por su parte, José Manuel Briceño, subdirector para Nueva Esparta de Provita, destacó el esfuerzo de cada uno de los viveristas y sus familias por el mantenimiento y acondicionamiento de cada uno de los viveros.

    “Lo más hermoso de este trabajo es que nos permite alimentarnos de la experiencia de las comunidades y las vivencias de quienes nos acompañan en esta tarea. Nosotros como ONG acompañamos a las comunidades quienes en definitiva son los verdaderos protagonistas de los resultados que hoy podemos mostrar”, dijo Briceño.

    Briceño explicó que el equipo de Provita y los encargados de los viveros comunitarios se han adaptado a las restricciones sanitarias para protegerse de la Covid-19 y garantizar la continuidad de la iniciativa.

    Desde 1989 el Programa de Conservación de la Cotorra Margariteña se desarrolla en los terrenos del Hato San Francisco-Arenera La Chica en la península de Macanao.



     

  • Informe del IPEN: el reciclaje de plástico genera grandes volúmenes de desechos peligrosos

    Ningún sistema propuesto o en uso podrá  gestionar los volúmenes generados  por la expansión de los residuos plásticos durante la próxima década

    Enlace al informe: www.ipen.org/toxictechnology

    Gotemburgo, Suecia – Las grandes inversiones en reciclaje químico, la conversión de plástico en combustibles y la  incineración para el tratamiento de   desechos/residuos plásticos están generando grandes volúmenes de desechos altamente peligrosos y emisiones tóxicas, según un nuevo informe publicado hoy.

    El informe Plastic Waste Management Hazards (Los peligros de la gestión  de los desechos plásticos) es el primer estudio que proporciona una descripción detallada de cómo las inversiones actuales en operaciones de reciclaje, tanto mecánicas como químicas, tendrán muy poco impacto en el creciente problema mundial de la contaminación plástica y aumentarán la exposición a sustancias químicas tóxicas en las comunidades donde se ubican.

    El coautor del informe y asesor de políticas de Contaminantes Orgánicos Persistentes (COP) de IPEN, Lee Bell, declaró: “Ningún método de gestión actual para los desechos plásticos es capaz de aliviar la creciente crisis mundial de contaminación por plásticos. Todos los métodos generan riesgos tóxicos importantes debido a los aditivos tóxicos que son un componente de la mayoría de los productos plásticos. La defensa de diferentes esquemas de reciclaje por parte de  la industria es una estrategia  de marketing diseñada para defenderse de las regulaciones sobre los plásticos y de los esfuerzos por frenar el creciente problema de la contaminación por plásticos. La única solución para los desechos plásticos que se acumulan en nuestras comunidades y océanos es limitar la producción de plástico a usos esenciales y eliminar el uso de productos químicos tóxicos en los plásticos “.

    Si bien el problema de la contaminación plástica es grave ahora, se intensificará en los próximos años. El informe señala  que se espera que la producción de plásticos crezca exponencialmente (de 335 millones de toneladas producidas en 2016 a 1,800 millones de toneladas para 2050) en la medida en que la industria petroquímica se adapta a un entorno que restringe las emisiones de combustibles fósiles  migrando a la producción de químicos y plásticos. El informe también encuentra que aproximadamente tres cuartas partes de las 8,300 millones de toneladas de plástico producidas desde la década de 1950 se han convertido en desechos y que, a menos que cambien las prácticas actuales, 108 millones de toneladas de desechos plásticos se depositarán en rellenos sanitarios, se arrojarán en  vertederos o se quemarán a cielo abierto  en el año 2050, principalmente en países de bajos ingresos.

    El informe, publicado por International Pellet Watch (IPW) y la Red Internacional de Eliminación de Contaminantes (IPEN por su sigla en inglés), examinó cuatro aspectos del reciclaje de plásticos:

    El Reciclaje químico: El reciclaje químico utiliza sustancias químicas y / o calor para descomponer los plásticos de desecho y crear materias primas y polímeros que pueden usarse para fabricar plástico nuevo. El informe detalla cómo estos procesos químicos y de combustión generan peligrosas emisiones de dioxinas, producen combustibles de hidrocarburos crudos  contaminados y consumen grandes cantidades de energía.

    Además, los plásticos producidos con este enfoque no pueden competir con el plástico virgen en precio, por lo que es más probable que los plásticos de desecho se quemen como combustible crudo. El reciclaje químico de los residuos plásticos tiene el potencial de crear corrientes masivas de desechos peligrosos, y los combustibles generados a partir de este proceso liberarán sustancias químicas perturbadoras endocrinas  y otros aditivos tóxicos a la atmósfera cuando se quemen. Aunque los defensores del reciclaje químico afirman que los contaminantes y los aditivos tóxicos se pueden “separar” del plástico de desecho durante el procesamiento, esto implicará la generación de  una nueva corriente de desechos peligrosos de gran volumen.

    De Plásticos a combustibles. A medida que las montañas  de desechos plásticos crecen a un ritmo sin precedentes en todo el mundo, muchos defensores están presionando para que se promueva el uso de combustibles derivados de desechos plásticos para “sustituir” a los combustibles fósiles y reducir la extracción de petróleo, gas y carbón. La realidad es que en todos los casos, excepto en unos pocos, el producto resultante es combustible de hidrocarburos o simplemente una forma reenvasada de desechos plásticos rebautizados como un “producto” en lugar de un “desperdicio”, esto con propósitos financieros, regulatorios  o de subsidio. El informe concluye que estas prácticas son ineficientes, contaminantes y antieconómicas. De manera similar, la recuperación de energía de la quema de desechos plásticos en incineradoras y en el coprocesamiento  de cemento como “combustibles alternos” o “combustibles derivados de desechos” genera emisiones tóxicas, cenizas tóxicas, emisiones de carbono de alta intensidad y recursos de desechos.

    Reciclaje mecánico. Solo un pequeño porcentaje del plástico acaba siendo reciclado mediante el reciclaje mecánico tradicional. La mayoría se quema o se tira en los basureros porque la mayoría de los plásticos contienen aditivos químicos tóxicos que contaminan el reciclado final y son difíciles de usar en la producción de nuevos productos plásticos, ya que reducen su calidad. Como resultado, grandes cantidades de desechos plásticos contaminados con retardantes de flama bromados y contaminantes orgánicos persistentes (COP) se envían a vertederos o incineradores, a menudo en países en desarrollo. El proceso de manipulación, limpieza y trituración de plásticos también expone a los trabajadores a vapores y polvos peligrosos. Todo el proceso transfiere la responsabilidad de manejar el impacto tóxico del reciclaje del plástico de los productores a los recicladores,  quienes  batallan para procesar muchos plásticos no reciclables o difíciles de manejar.

    Los aditivos químicos en los plásticos representan un peligro extremo en todos los métodos de reciclaje actuales. Los aditivos incluyen colorantes, plastificantes,  estabilizadores UV y otras sustancias  químicas utilizadas para dar ciertas propiedades a los productos plásticos terminados. Muchas de estas sustancias  químicas son tóxicas. Un estabilizador UV ampliamente utilizado, el UV 328, por ejemplo, ha sido identificado como una de las sustancias químicas más tóxicas del mundo y está listado  como un candidato a convertirse en un  Contaminante Orgánico Persistente (COP)  regulado por el Convenio de Estocolmo. Este químico es ubicuo en los desechos plásticos y un programa de monitoreo dirigido por International Pellet Watch ha detectado su presencia en los océanos y playas del mundo.

    El coautor del informe y destacado científico internacional en   sustancias  químicas peligrosas y plásticos, el profesor Shige Takada, dijo: “Estamos encontrando las sustancias  químicas tóxicas de los plásticos a lo largo de los  océanos, las costas y en las aisladas regiones polares del mundo. Los peces y las aves marinas ingieren desechos plásticos contaminados con estos estabilizadores UV tóxicos mismos que se acumulan en la cadena alimenticia. Esto es  muy preocupante y debe prohibirse internacionalmente. Nuestros estudios muestran que los desechos plásticos no son inertes, sino que transportan los aditivos tóxicos miles de kilómetros impactando a los ecosistemas globales”.

    El informe concluye con tres recomendaciones:

    1. Los gobiernos deben reconocer y actuar de inmediato para limitar la creciente cantidad de desechos peligrosos generados a partir de desechos plásticos reduciendo drásticamente la cantidad de plástico que puede producir la industria. Un tratado internacional puede lograrlo.

    2. Los gobiernos deben gestionar la actual acumulación  de desechos plásticos (controlados, no controlados y en vertederos) de una manera ambientalmente racional.

    3. Los gobiernos deben llevar  a la industria a desarrollar un sistema de gestión sostenible y respetuoso con el medio ambiente para cualquier plástico producido en el futuro. Esto debe incluir la implementación de sistemas de diseño, producción y gestión del final de la vida útil que maximicen la reutilización y el reciclaje de polímeros no tóxicos tanto en países de bajos ingresos como en los países ricos.

    # FINAL #

    Editores y periodistas, póngase en contacto con Björn Beeler, bjornbeeler@ipen.org , o Lee Bell, leebell@ipen.org , si tienen preguntas y para concertar entrevistas con los autores del informe.

    IPEN (Red Internacional de Eliminación de Contaminantes) es una red ambiental global de más de 600 ONG de interés público en 124 países, que trabajan para eliminar y reducir las sustancias más peligrosas para lograr un futuro libre de tóxicos para todos. IPEN está registrada en Suecia como una organización sin fines de lucro de interés público. www.ipen.org

    International Pellet Watch (IPW) es un programa de monitoreo global con sede en la Universidad de Agricultura y Tecnología de Tokio en Japón, que está diseñado para monitorear las tendencias de contaminación en los océanos del mundo. IPW ha estado llevando a cabo un monitoreo global de contaminantes orgánicos persistentes y sustancias químicas que alteran el sistema endocrino (EDCs en inglés) desde 2006. http://pelletwatch.org

  • Tierra Viva, contra el plástico y a favor de los bosques tropicales y los pueblos indígenas. Pablo Kaplún

    Botiquería y Fundación Tierra Viva han trabajado desde 2009 en el problema de bolsas plásticas de un solo uso y sus consecuencias ambientales y sociales, particularmente en la salud. Nuestra campaña ‘Cuadra Limpia y Saludable’ se ha asociado a la celebración del Día Internacional sin bolsas plásticas el 3 de julio, una fecha no oficial pero institucionalizada por organizaciones y ciudadanos de todo el mundo.

    Para 2021, en el marco de la alianza y de la fecha, realizará el foro virtual ‘Plástico: un problema nada ligero. Investigación y acción ciudadana’ el 1° de julio de 2021 a las 5:00 pm hora de Venezuela.

    El foro cuenta con el apoyo de Caracas Ciudad Plural y tendrá como expositores a representantes de Fudena (Venezuela) y Fundación Mar Viva (Panamá)”. Para participar pueden inscribirse en https://www.tierraviva.org/plastico-un-problema-nada-ligero-investigacion-y-accion-ciudadana/

    Foto: Cortesía de Fundación Tierra Viva

    Por otra parte, la ONG a la que venimos refiriendo informa en su portal que “los días 11 y 12 de junio se efectuó el Taller Construcción de Gallineros como parte de las actividades del proyecto Comunidad Resiliente que está siendo desarrollado en Canoabo, estado Carabobo, por Fundación Tierra Viva con el co- financiamiento del Programa de Pequeñas Donaciones (PPD) del Fondo Mundial del Medio Ambiente en Venezuela.

    También afirman allí: En Canoabo, la población que basa su economía en la agricultura es muy alta, y la intervención agrícola se ha desarrollado bajo prácticas tradicionales de uso intensivo del suelo.  Por ello sus bosques hoy se encuentran disminuidos y los suelos muy desgastados mientras que la ganadería avanza sobre los suelos degradados. El declive del cultivo de cítricos y la escasez de semillas e insumos agrícolas ha impactado la productividad de la comunidad, situación que aunada con la variabilidad climática compromete los medios de vida de las familias agrícolas de los sectores Naranjo y Las Garcitas”.

    Foto: Cortesía de Fundación Tierra Viva

    “Por lo anterior, el proyecto Comunidad Resiliente promueve el emprendimiento agrícola sostenible como base para una mejor calidad de vida para las 30 familias canoaberas que están participando en el proyecto. Se trata de la puesta en práctica de soluciones basadas en la naturaleza y el impulso del trabajo asociativo de productores y productoras agrícolas, como medidas para fortalecer la resiliencia de las comunidades frente al cambio climático. Algunas de las propuestas que adelanta el proyecto son los patios productivos y la incorporación de productos agroecológicos en mercados y cadenas de valor local; se trata de innovaciones en las maneras de hacer las cosas, por lo que la propuesta se desarrolla en un esquema de aprender – haciendo que será monitoreado de forma permanente y propiciará los momentos de reflexión requeridos para propiciar la apropiación del aprendizaje y la identificación de buenas prácticas asociativas, de producción agrícola y fortalecimiento de medios de vida.

    Las actividades del proyecto se desarrollarán hasta agosto de 2022 y en esta primera jornada formativa participaron 30 productoras y productores agrícolas, que se planificó como un intercambio de saberes y un espacio de cooperación para la construcción de los primeros dos gallineros. La faena comenzó con la limpieza del terreno y preparación de estantillos para crear la estructura del gallinero, mientras que un grupo de mujeres sumadas a la construcción fabricaron amarres para láminas de zinc”.

    Foto: Cortesía de Fundación Tierra Viva

    Productos con historia y para que puedan estar en la geografía nacional

    “Productos con historia” es otra área de trabajo de la fundación. A través de la misma  impulsa el mercadeo y la comercialización de productos provenientes de iniciativas económicas de varios lugares de Venezuela, son productos con historia. Así servimos como plataforma de venta para los proyectos de emprendimiento indígena. Junto a esto último, las acciones buscan valorar la cultura de las etnias warao, wayúu y ye´kwana.

    Foto: Cortesía de Fundación Tierra Viva

    Esto resulta un bálsamo en medio del siguiente panorama: “La crisis que atraviesa el país ha tocado profundamente a los pueblos aborígenes de la entidad amazónica; desde tiempos ancestrales se dice que estas comunidades no tienen fronteras. A partir del año 2019 la migración ha sido masiva; los integrantes de 22 etnias huyen del hambre por la falta de ingresos necesarios para alimentarse bien, llevándolos a abandonar sus comunidades en busca de una mejor calidad de vida y sobrevivir al COVID-19”[1]. El panorama es bastante similar en otras entidades federales con poblaciones indígenas. La cita anterior pega y mucho; se define a la actual crisis como la peor de la historia nacional[2], una calamidad que se parió desde dentro del país y luego fue reforzada desde fuera.

    Por supuesto, si intentamos seguir lo que hacen los entes oficiales  en medio de una calamidad solo comparable con la conquista española para estos pueblos, nos encontramos apenas con bonitas declaraciones sobre la dignidad de los mismos y algo parecido pasa respecto a la importancia de los bosques tropicales, que el 22 de junio fueron recordados por su día internacional; mientras tanto, se consuma en nuestras extendidas florestas –que se cuentan entre las más biodiversas del planeta– la más sistemática tala masiva que ellas han registrado en su historia conocida. La minería voraz, la tala clandestina con fines comerciales y las necesidades de la gente ante la carencia de los servicios de gas y luz genera una extensión de la tala a niveles no vistos antes[3].

    Sin embargo, en nuestra tierra y geografía, que siguen vivas, “Productos con Historia” nos dice que “Guiados por los principios del Comercio justo, donde se consideran –entre otros– aspectos sociales, culturales y ambientales, las acciones de este área de trabajo se realizan a través del proyecto Maraisa financiado por Chevron, así como alianzas con empresas y diseñadores.  Adicionalmente, uno de los principales soportes es la tienda en línea de Fundación Tierra Viva”.

    Por lo menos, entre nuestros coterráneos warao, “hemos logrado que familias hayan logrado no emigrar a Brasil”, nos comenta Alejandro Luy, gerente general de Tierra Viva, autor de un texto que, recomiendo de corazón: El arca criolla[4], donde se cuenta que en Venezuela hay vacas voladoras y el chigüire es tremendo amante. ¡A la peor crisis, la mejor y mayor resiliencia!

    Foto: Cortesía de Fundación Tierra Viva

    [1] https://elpitazo.net/reportajes/indigenas-de-amazonas-huyen-del-hambre-en-medio-de-la-pandemia/

    [2] https://www.dw.com/es/onu-presenta-plan-de-ayuda-humanitaria-para-venezuela/a-57961462

    [3] https://www.elnacional.com/sociedad/venezuela-entre-los-paises-con-mayor-deforestacion-del-mundo_251511/

    [4] https://fundaciontierraviva.wordpress.com/2017/12/07/el-arca-criolla-cuenta-que-en-venezuela-hay-vaca-voladora-y-el-chiguire-es-tremendo-amante/

    Fuente: El Nacional

Noticias

Acción Climática, Agua y Salud

Multimedia

Opinión y Análisis

Experiencias e Investigaciones