• La Amazonía se ha deteriorado en ocho años, muestra el análisis inédito realizado en nueve países

    8 de diciembre de 2020
    La deforestación, los incendios y la minería ilegal han aumentado en los últimos ocho años, lo que indica el avance de la devastación en la región y una tendencia que no muestra signos de revertirse, según el nuevo Atlas de Raisg.
     
    El avance de las actividades extractivas, los proyectos de infraestructura, así como los incendios, la deforestación y la pérdida de carbono indican que la Amazonía está mucho más amenazada que hace ocho años. El nuevo Atlas Amazonía Bajo Presión de la Red Amazónica de Información Socioambiental Georreferenciada (Raisg) fue lanzado el 8 de diciembre y toma una radiografía de las principales amenazas al bosque tropical más grande del mundo y el avance de su deterioro. La buena noticia es que los territorios indígenas y las áreas naturales protegidas siguen siendo un escudo contra la devastación.

    Según el Atlas, 7% del territorio amazónico está bajo presión “muy alta” y 26%, “alta”.  Las áreas de mayor presión se ubican en las regiones periféricas del bioma, en áreas montañosas y piamontesas ubicadas en la Amazonía Occidental, especialmente en Ecuador, en el norte de Venezuela y en el sur de la Amazonía brasilera. La información generada en este Atlas puede facilitar su manejo a través de políticas públicas integrales que tomen en cuenta la conectividad ambiental y climática de todo el territorio, conectividad que trasciende las fronteras de los países que la contienen.

    Esta es la primera vez, desde 2012, que la Raisg ha decidido reunir todos sus grupos técnicos para trabajar en un retrato completo de la situación de la Amazonía. El Atlas ahora se actualiza trás el trabajo de 10 grupos técnicos que han generado 23 mapas que muestran la situación en toda la región, aparte de decenas de gráficos y cuadros informativos que facilitan la comprensión de la complejidad socioambiental de la región, sus conflictos, presiones, amenazas, así como su importancia para Suramérica y el planeta.

    La ONG ambientalista Provita y el Grupo de Trabajo Socioambiental de la Amazonía “Wataniba” son los representantes venezolanos en la Raisg.
     
    El principal síntoma: la deforestación
    A pesar de que 2003 sigue siendo el peor año para los bosques de la Amazonía desde 2000, con una pérdida total de 49.240 km2, la deforestación se ha acelerado a partir de 2012, después de haber alcanzado un mínimo en 2010 (17.674 km2). La superficie que se pierde cada año se ha triplicado entre 2015 y 2018. Sólo durante 2018 se deforestaron 31.269 km2 en toda la Amazonía, la mayor deforestación anual desde ese máximo de 2003. 

    Entre 2000 y 2018, el avance de la deforestación en la región amazónica acumuló la pérdida de 513.016 km2 de bosque nativo, un territorio equivalente a la superficie de España, 8% de la superficie total de 6.3 millones de km2 de bosque que existía en 2000.

    La realidad regional puede diferir de la nacional (2) en cada país amazónico. La tendencia descrita para toda la Amazonía está fuertemente determinada por la situación de Brasil, que contiene 61,8% del territorio de la Amazonia. Además de Brasil, Bolivia y Colombia son los países que más cercanamente imitaron estas tendencias para los últimos años, con una deforestación total de 425.051, 31.878 y 20.515 km2 respectivamente. El resto de los países no presentan tendencias claras al aumento o disminución.
     
    Escudos contra la deforestación
    La Amazonía cuenta con figuras nacionales y locales de gestión sostenible de sus ecosistemas. Estas figuras varían de país a país en cuanto a su funcionamiento legal y grado de reconocimiento por parte de los Estados. La Raisg las clasifica para su análisis en Áreas Naturales Protegidas (ANP – destinadas principalmente a la preservación de los ecosistemas) y en Territorios Indígenas (TI – con intenciones de preservación de culturas amazónicas nativas). La efectividad de estas figuras de gestión como barreras frente al avance de la deforestación puede ser evaluada en base a los hallazgos de la Raisg. 

    A nivel regional, la mayor parte de la deforestación (87,5%) detectada entre 2000 y 2018 tuvo lugar fuera de las mencionadas figuras de gestión. Esta tendencia se mantiene en todos los países. Estos hallazgos son evidencia a favor de que las figuras de gestión territorial con propósitos de conservación y el manejo indígena de los bosques constituyen mecanismos efectivos para la conservación de la Amazonía.

    Sin embargo, existen diferencias en esta efectividad entre países, destacando la necesidad de políticas transfronterizas para el manejo de la Amazonía. Brasil, Bolivia, Colombia y Venezuela deben prestar particular atención a sus ANP y TI amazónicas, pues presentan un aparente debilitamiento a partir de 2015 en la medida que la deforestación, la minería ilegal y los incendios se hacen más comunes dentro de sus linderos.
     
    Auge de la minería ilegal
    La minería ha sido una presión constante para la Amazonía desde hace varias décadas y es una de las causas de deforestación, contaminación y conflictos sociales que más preocupa. Amazonía Bajo Presión también presenta un reporte actualizado hasta 2020 de la minería en la Amazonía, el cual da cuenta de una tendencia al aumento de la actividad minera en el suelo amazónico, especialmente de la minería ilegal. Se han identificado 4.472 localidades de esta actividad ilícita.

    En su mayoría (83%) presentan afectaciones de varias hectáreas o directamente sobre los ríos de la Amazonia. Más de la mitad de estos puntos se encuentran en Brasil (53,8%), pero cabe destacar que 32% de ellos se encuentran en Venezuela, país que apenas contiene 5,6% de todo el territorio de la Amazonia.

    Venezuela también es el país con mayor proporción de TI y ANP afectados por minería ilegal. En toda la Amazonía, existen 664 TI y 129 ANP con penetración de actividades mineras ilícitas.
     
    Incendios
    Si bien un incendio no implica deforestación, el aumento en la incidencia anual de quemas e incendios aumenta la presión en este sentido. En el Atlas se hace un recuento de este proceso que revela la vulnerabilidad de la región, si se considera que 13% de la superficie de la Amazonia ha experimentado quemas, al menos una vez, desde 2001; es decir,1,1 millones de km2 han sido afectados. Esta área es equiparable, en extensión, al territorio de toda Bolivia, país que casualmente es el más golpeado por el fenómeno, con hasta 27% de su territorio amazónico afectado. En promedio, cada año, desde 2001, se han quemado 169.000 km2 de Amazonia, 26.000 de ellos dentro de ANP y 35.000 dentro de TI.
     
    Trabajo de largo aliento
    Estos análisis de la Raisg forman parte de un trabajo ininterrumpido de evaluación de las presiones y amenazas a la Amazonía. Así, constituyen una de las series de datos más precisas publicada hasta el momento, sobre la pérdida de la cobertura vegetal del conjunto de ecosistemas tropicales terrestres más extenso y biodiverso del planeta. 

    Los estudios se realizan, con una metodología estandarizada, por profesionales dentro de los países amazónicos, capaces de adecuar los procedimientos mientras consideran las realidades locales. Las evaluaciones sistemáticas, que incorporan la experticia local, son claves para el conocimiento del estado del patrimonio ecosistémico de la región amazónica, así como para la formulación de políticas públicas conservacionistas basadas en evidencias. La conservación de la Amazonía implica la preservación de los beneficios ambientales que presta a todo el continente, favorece el bienestar y el desarrollo sostenible de sus 47 millones de habitantes. 

    Los datos se pueden consultar públicamente y con mayor detalle en las siguientes direcciones:

    Atlas Amazonía bajo presión:
    https://www.amazoniasocioambiental.org/es/publicacion/amazonia-bajo-presion-2020

    Mapa de minería ilegal:
    https://mineria.amazoniasocioambiental.org/

    Datos cartográficos para download:
    https://www.amazoniasocioambiental.org/es/mapas/#!/descargas 
    ———————————————————————————————————
     
    (1) El área de estudio considerada por la Raisg como Amazonia va más allá de la cuenca del Río Amazonas y corresponde a una superficie de 8.470.209 km2 que incluye los límites del bioma amazónico en Colombia y Venezuela, los límites de la cuenca amazónica en Ecuador, Perú y Bolivia, los límites de la región administrativa amazónica de Brasil (que incluye pero no se limita a la cuenca del Río Amazonas) y todo el territorio  continental de Guyana, Guyane Française y Suriname. 
     
    (2) Tabla I: Datos referenciales sobre la deforestación en la Amazonía de cada país.(2) Tabla I: Datos referenciales sobre la deforestación en la Amazonía de cada país

     SOBRE PROVITA
    Es una Asociación Civil sin fines de lucro, fundada en febrero de 1987. Busca combatir la pérdida de la biodiversidad de Venezuela, y demostrar que el desarrollo del ser humano es compatible con la conservación de la naturaleza. En casi 3 décadas, han ejecutado cientos de proyectos que van desde la recuperación de especies amenazadas emblemáticas, hasta ensayos de alternativas de desarrollo para comunidades rurales e indígenas.  http://www.provita.org.ve
     

    SOBRE WATANIBA
    El Grupo de Trabajo Socioambiental de la Amazonía “Wataniba” fue fundado en el año 2005, por tres profesionales que venían trabajando en distintos espacios institucionales en la promoción y defensa de los derechos de los Pueblos Indígenas de la Amazonía venezolana. Posteriormente, en el año 2008, su estructura fue modificada, creándose una Asamblea General que en la actualidad es la autoridad mayor de la Institución. Actualmente, Wataniba promueve procesos de gestión territorial socioambientalmente sostenibles, fortaleciendo la capacidad técnica e identitaria de los pueblos que habitan la Amazonía, diseñando conjuntamente con los Pueblos Indígenas, políticas públicas coherentes con los derechos sociales y ambientales ampliamente reconocidos en la legislación venezolana. https://watanibasocioambiental.org/

    SOBRE RAISG
    RAISG, es la Red Amazónica de Información Socioambiental Georreferenciada, un consorcio de organizaciones de la sociedad civil de los países amazónicos orientado a la sostenibilidad socioambiental de la Amazonía, con apoyo de la cooperación internacional. RAISG genera y difunde conocimientos, datos estadísticos e informaciones socioambientales geoespaciales de la Amazonía, elaborados con protocolos comunes para todos los países de la región; hace posible visualizar a la Amazonía como un todo, así como a las amenazas y presiones que se ciernen sobre ella. https://www.amazoniasocioambiental.org/es/Si quieres apoyarnos o conocer más sobre nuestros proyectos, escríbenos a:
    informacion@provitaonline.orgSíguenos en nuestras redes sociales:

    Instagram: @Provita_ONG
    Facebook: Provita ONG
    Twitter:      @Provita_ONG
    Youtube:    ProvitaONG

    Copyright © 2019 Provita A.C., All rights reserved.

    Our mailing address is:
    informacion@provitaonline.org 

    Want to change how you receive these emails?
    You can update your preferences or unsubscribe from this list.
     





    This email was sent to alejandroluyg@gmail.com
    why did I get this?    unsubscribe from this list    update subscription preferences
    Provita · Venezuela · Caracas, Distrito Capital 1060 · Venezuela

    ResponderReenviar
  • 32 ranas de especie en peligro de extinción fueron liberadas en Mucuchíes

    Los ejemplares son de la especie Aromobates zippeli, conocida comúnmente como ranita de Mucuchíes. Nacieron en cautiverio en el único centro de conservación de anfibios ex situ de Venezuela, ubicado en Mérida

    María Fernanda Rodríguez -10 noviembre, 2020

    Mérida.- El pasado martes 3 de noviembre, 32 ranas de la especie Aromobates zippeli, conocida comúnmente como ranita de Mucuchíes, fueron liberadas en su hábitat natural. Los ejemplares nacieron en cautiverio en el único centro de conservación de anfibios del país, el Reva (Rescate de Especies Venezolanas de Anfibios amenazados). La especie, endémica de Mérida, está considerada en peligro crítico de extinción.

    Enrique La Marca, biólogo especialista en anfibios y director del Reva, contó a El Pitazo que esta es la primera vez que se liberan ranitas de Mucuchíes nacidas en cautiverio. La especie se consideraba amenazada desde el año 2012, pero en 2018 el equipo del Reva determinó con datos concretos que la misma está en peligro crítico de extinción.

    «Los ejemplares liberados son adultos, de entre 16 y 20 meses de edad. Son descendientes de parejas capturadas en el campo que colocaron sus huevos en cautiverio. Todos los ejemplares liberados fueron sometidos a estrictos controles de bioseguridad para evitar propagación en la naturaleza de organismos patógenos, como parásitos, virus, bacterias y hongos. Las ranitas fueron transportadas en envases refrigerados para simular temperaturas frías de su hábitat natural y dentro de escondites individuales de plástico para evitarles estrés por el viaje», detalló La Marca.

    La liberación de los anfibios se hizo en un manantial natural que formaba un riachuelo, donde había suficientes rocas y hojarasca, bajo las cuales las ranitas encuentran refugios apropiados para su subsistencia. Dentro de un mes el equipo del Reva tiene previsto volver al lugar de la liberación para monitorear a las ranitas y hacer más estudios de campo sobre la especie.

    Venezuela es el noveno país del mundo con mayor diversidad de anfibios, y 50% del total de especies existentes en el territorio nacional se encuentran en la región andina. El Reva es el único centro de conservación y estudio de estos animales que hay en Venezuela.

    Este año, Enrique La Marca recibió el Premio Georg Forster que otorga la Fundación Alexander von Humboldt por su destacado trabajo científico como biólogo y herpetólogo.

    Fuente El Pitazo

  • El Instituto Experimental Jardín Botánico y Provita presentan nueva edición del Libro Rojo de la Flora Venezolana

    29 de octubre de 2020
    Caracas.- El Instituto Experimental Jardín Botánico de la Universidad Central de Venezuela (UCV), con el apoyo de la ONG ambientalista Provita, presentó la segunda edición del Libro Rojo de la Flora Venezolana. La publicación, que evalúa el estado de conservación de más de 6.100 especies de plantas en el país, determinó que cinco de ellas se han extinguido y otras 559 están en situación de amenaza.

    De acuerdo con los investigadores, las especies que se consideran extintas son Microlejeunea valenciana y Hunzikeria steyermarkiana, nativas de Carabobo; Marsdenia smithii, oriunda de Lara; y Desmanthodium blepharopodum, de Trujillo. Mientras que se determinó extinta en Venezuela a Paspalum standleyi, que se encontraba en Sucre, aunque en otros países del continente todavía hay individuos.

    Mientras la Microlejeunea valenciana es una briofita hepática (pequeñas plantas que suelen crecer en lugares húmedos), las otras cuatro entran en la categoría de plantas superiores (las que poseen flores y semillas).

    El Libro Rojo de la Flora Venezolana toma en consideración los criterios de evaluación del riesgo de extinción de las especies establecidos por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

    En la edición participaron unos 150 expertos de diversas instituciones venezolanas, quienes trabajaron en la evaluación del estado de conservación de las 6.121 especies estudiadas, más de 4 veces la cantidad evaluada en la primera edición (1.419 especies) en el año 2003. 

    Las especies evaluadas en esta oportunidad representan el 32% de las especies vasculares reportadas para el país, incluyendo pteridófitos, gimnospermas, dicotiledóneas y monocotiledóneas. En esta edición se incluyó además un grupo de especies de algas, briófitos y hongos.

    “En un país megadiverso como el nuestro, estos estudios (sobre la flora) son absolutamente necesarios tomando en cuenta la reducción marcada de las poblaciones vegetales como resultado del deterioro ambiental de bosques, sabanas, páramos y de otras formaciones naturales presentes en el territorio nacional”, apuntó Ana Audrey Huérfano, editora de la publicación.
     
    La actividad humana, principal amenaza
    Según la publicación, el principal factor de amenaza para la flora venezolana es “la expansión e intensificación de las actividades agropecuarias”, que produce la pérdida y la degradación del hábitat silvestre.

    Los otros dos elementos que afectan a la flora silvestre venezolana son: la extracción de las plantas o partes de estas de sus hábitats naturales, ya sea para su aprovechamiento específico o como daño colateral de otros fines como el desmalezamiento descontrolado; y la modificación de los sistemas naturales producto de la tala y la quema deliberada, los cambios en el flujo de aguas naturales y la construcción de playas en zonas litorales.

    Provita ha acompañado de cerca la elaboración de los libros rojos de flora venezolana desde la primera edición y para esta segunda edición igualmente prestó asesoría desde el inicio del proyecto, además de apoyar en la búsqueda de aliados para facilitar la culminación del proyecto y su divulgación. 

    “Este libro responde a la necesidad de continuar trabajando en el marco de una problemática ante la cual no se puede ser indiferente ya que el declive de las especies continúa ocurriendo y los procesos de deterioro ambiental se siguen agravando”, advirtió Ariany García-Rawlins, coordinadora de Especies Amenazadas de Provita.

    El libro está disponible para su descarga gratuita en:
    -Baja resolución: https://www.provita.org.ve/document?id=11 
    -Alta resolución: https://www.provita.org.ve/document?id=10
  • La gente de Canoabo reforesta su cuenca

    Alianzas y participación han sido clave para la acción

    Fundación Tierra Viva y el Proyecto AQUA apoyan la gestión de la cuenca de Canoabo

    El agua es un factor fundamental para el desarrollo económico y social, y está asociado a una correcta gestión ambiental. No habrá desarrollo sustentable sin una apropiada gestión del agua que permita garantizar un mejor nivel de vida a la población actual mucho menos a las generaciones futuras. La disponibilidad y calidad de agua para consumo humano y para procesos productivos agrícolas e industriales, está limitada en muchas regiones de Venezuela.

    La gestión sostenible del agua requiere promover una visión amplia y compartida de la gestión hídrica orientada al manejo eficiente de las cuencas, con la participación de todos los usuarios, las comunidades de base, así como las diversas instituciones públicas y organizaciones privadas.

    Para esta tarea hay que favorecer en las comunidades espacios de articulación de actores claves, la capacitación de líderes y el apoyo a intervenciones locales (educativas, agroecológicas y/o tecnológicas) que den una respuesta integral a los problemas de agua en las comunidades.

    El programa de acción comunitaria “Reforestando nuestra cuenca” es una de estas acciones que desde hace varios meses, aun durante la pandemia, se está gestando en la parroquia Canoabo, Municipio Bejuma, estado Carabobo. 

    Para su puesta en práctica, se han promovido los primeros equipos de trabajo en Canoabo que se encuentran planificando acciones de protección de nacientes y cauces; recuperación de áreas degradadas; y, protección del ecosistema a través de iniciativas agroforestales.  Estas actividades y otras ascoiadas ha sido apoyadas por el Proyecto Aqua que ejecuta Fundación Tierra Viva con el co-financiamiento de la Unión Europea.

    Mientras el programa de reforestación se encuentra desarrollando actividades de capacitación y la creación de viveros comunitarios, simultáneamente en el mes de octubre se efectuarán jornadas de siembra en diferentes sectores de la parroquia Canoabo a partir de un donativo de 579 árboles forestales por parte de la Compañía Nacional de Reforestación (Conare), ente adscrito al Ministerio del Poder Popular para Ecosocialismo y un centenar de plantas aportadas desde los viveros de comunidades y aliados.

    Esta reforestación se efectúa, aprovechando las últimas lluvias, en sitios dónde hay algo de humedad que garantice la sobrevivencia de las plantas en el venidero período de sequía u oportunidad de asistir con algo de riego. En el sector Las Garcitas los productores cooperaron para la instalación de un punto de agua, cercana a la zona a ser reforestada.

    Junto a equipos de trabajo de las comunidades de Palmichal, Pueblo Nuevo, Guineo y Las Garcitas, participan de estas acciones FundaCanoabo, Ecosenderos, AUPROCA, Posada Ecológica Casa María y la Chocolatera Valle de Canoabo.

Noticias

Acción Climática, Agua y Salud

Multimedia

Opinión y Análisis

Experiencias e Investigaciones