• Comunicado del pueblo indígena warao, ante la situación del COVID-19

    Por las situaciones difíciles que viven las comunidades indígenas del Pueblo Indígena Warao de los Estados Bolívar, Delta Amacuro, Monagas, Sucre y los Migrantes que viven en Brasil, en un Conversatorio de la realidad que se vive en la actualidad, el día sábado 30/05/2020
    nos hemos encontrado a nivel digital, diagnosticando y compartiendo las situaciones que viven
    las comunidades.

    Ante ello, manifestamos:

    Descargue el comunicado

  • Fundación Tierra Viva publica el Manual de producción agroecológica de cacao Venezuela 2020

    Un aporte a los productores y a la producción de cacao en Venezuela

    El manual será publicado en la página de Fundación Tierra Viva (www.tierraviva.org) en 22 de Mayo Día de la Diversidad Biológica.

    Con la finalidad de promover un manejo del cultivo del cacao en el que se apliquen prácticas agroecológicas, acordes con un modelo de desarrollo sustentable y que garanticen la sustitución del uso de agroquímicos, sin generar contaminación de suelos y aguas, Fundación Tierra Viva publicó el Manual de producción agroecológica de cacao en versión digital.

    Este manual se inserta en el marco de la consultoría Producción de Cacao Resiliente al Cambio Climático en Venezuela, que ejecuta Fundación Tierra Viva, con el apoyo de la Asociación Única de Productores de Cacao de Canoabo (AUPROCA), y el financiamiento de BID Invest, y fue preparado como material de  apoyo para las actividades del programa formativo dirigido a productores de cacao de la parroquia Canoabo, en el estado Carabobo.

    “Este manual recoge en buena medida la experiencia del trabajo en el área de cacao por parte de Fundación Tierra Viva data de 1997, donde se ha apoyado todo el proceso de producción de este rubro, desde la atención a la planta y el suelo, hasta la elaboración de derivados, pasando por el pocos de fermentación.”, explica Alejandro Luy, gerente general de Fundación Tierra Viva.

    A través de distintos proyectos guiados por los principios de desarrollo sustentable, Fundación Tierra Viva ha proporcionado el conocimiento y la adecuada preparación de los productores en las técnicas requeridas para llevar a cabo las labores diarias de producción, son un factor clave para promover el desarrollo del cacao. Simultáneamente ha trabajado en la creación y fortalecimiento de asociaciones de productores de Aagua y Carabobo.

    Entre febrero y diciembre de 2019, Fundación Tierra Viva desarrolló un programa formativo enfocado en los aspectos vinculados al cultivo del cacao y capacitación en técnicas agroecológicas, con la finalidad de promover buenas prácticas agrícolas entre los productores de Canoabo.  Junto a las facilitadoras de Fundación Tierra Viva, en este proceso formativo, que involucró a 40 productores, se contó con el apoyo la Asociación Única de Productores de Cacao de Canoabo (AUPROCA), la Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez, núcleo Canoabo y instructores del Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas (INIA) y profesionales de la Universidad Central de Venezuela.

    Además de esta labor formativa, el trabajo ejecutado en la Consultoría para BID Invest entrega como producto este Manual de utilidad no sólo para los productores de Canoabo, sino para todos aquellos venezolanos que todos los días dedican su esfuerzo por conservar la producción de uno de los rubros más emblemáticos de Venezuela.

    Más información:

    www.tierraviva.org

    Twitter e Instagram: @TierraVivaVzla

    Fundación Tierra Viva fue creada en 1992 y es una organización venezolana, no gubernamental y sin fines de lucro que promueve y ejecuta programas de desarrollo sustentable, en pro del mejoramiento de la calidad de vida. Su acción está guiada por procesos educativos.

  • Ante la pandemia del COVID-19 y la crisis climática

    Frente la emergencia que vive actualmente el mundo por la pandemia del COVID-19, que también afecta a nuestra región de América Latina y el Caribe, y tomando en cuenta la necesidad urgente de seguir actuando frente a la crisis climática, el Clik Hub, un Centro de Conocimiento Climático integrado por 19 redes de acción climática, manifiesta lo siguiente:

    La relación entre cambio climático y aumento de enfermedades transmitidas entre animales y humanos es más evidente que nunca: la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que el cambio en el uso de la tierra debido a la deforestación es el principal impulsor de la aparición de nuevas enfermedades en humanos. Y, según la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID),  casi el 75% de todas las enfermedades nuevas, emergentes o reemergentes que afectan a los humanos desde principios del siglo XXI son transmitidas de animales a seres humanos.

    El cambio en la temperatura media global tiene, además, un efecto en las relaciones entre depredadores y presas, que históricamente han mantenido bajo control a las plagas portadoras de patógenos, como ratones, mosquitos y virus, por lo que estos están en más movimiento que nunca en la era del cambio climático.

    Asimismo, existe evidencia de que la aglomeración urbana, la pobreza y el hacinamiento en viviendas precarias sin servicios de agua potable y saneamiento, así como la contaminación del aire en las ciudades – una consecuencia del uso de combustibles fósiles – hace que millones de personas en América Latina sean más vulnerables al COVID-19, ya que representan grupos de riesgo al no contar con las condiciones higiénicas adecuadas y tener sistemas respiratorios comprometidos.

    La pandemia del COVID-19 ha dejado, entonces, más claro que nunca que la salud humana y la salud planetaria están íntimamente interconectadas. Si no actuamos frente al cambio climático, estamos atentando contra nosotros mismos en cuanto al número y la gravedad de las epidemias y pandemias. Si no fortalecemos nuestros sistemas de salud y mejoramos las condiciones para responder a ambas, estamos condenando a las personas a morir.

    En condiciones de emergencia, la inequidad es consecuencia de no contar con economías resilientes e inclusivas y eso debe atenderse: pese a que los gobiernos están tomando distintas medidas para que la pandemia no se expanda de forma exponencial, se amplían las inequidades y brechas sociales preexistentes, dejando a la población más vulnerable aún más expuesta al contagio por su necesidad de obtener el sustento diario. Lo mismo sucede con los impactos del cambio climático. De ahí que tanto los gobiernos como la cooperación internacional deben priorizar el destino de los recursos financieros para reducir la vulnerabilidad de las poblaciones en riesgo.

    La reconstrucción de las economías debe estar basada en principios de producción y consumo sostenibles: la prevención de enfermedades y la mitigación y adaptación al cambio climático deben ir de la mano. El sistema económico debe estar basado en principios de producción y consumo sostenible, así como valorar los servicios que brindan los ecosistemas. De esta crisis debe surgir un nuevo modelo que proteja la salud de las personas y el ambiente de forma justa y equitativa.

    La acción local es clave para una transformación a gran escala: desde los gobiernos locales es necesario fortalecer la acción ante la emergencia para proteger tanto la salud pública como para enfrentar la crisis climática de una forma efectiva.

    Debemos avanzar hacia una sociedad más y mejor informada: periodistas y comunicadores deben informar de una forma responsable sobre la pandemia del COVID-19 y la crisis climática, conscientes de su papel fundamental para que la ciudadanía cuente con las herramientas necesarias para la acción. Además, deben ser responsables de no generar un pánico inmovilizador o desidia sobre el problema, de recurrir a fuentes de información calificadas y contribuir a desmentir noticias falsas.

    Es momento de fortalecer la cooperación transfronteriza: invitamos, asimismo, a los habitantes de nuestra región a empujar a nuestros líderes y gobiernos a fortalecer la cooperación transfronteriza mediante un trabajo integral, transdisciplinario y multi-actor/sector, ya que se hace crucial la necesidad de atender desafíos comunes una vez pasada la crisis.

    La ciencia debe avanzar en establecer los vínculos entre salud y ambiente: es de vital importancia que el Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) pueda avanzar en establecer los mecanismos con que los impactos ambientales y climáticos determinan la salud de la población del planeta, con el fin de prevenirlos de la mejor manera.

    Debemos atender la emergencia actual sin dejar de lado la visión a futuro: las organizaciones y plataformas que integramos el ClikHub advertimos que el cambio en las prioridades de los gobiernos, dada la actual coyuntura, puede derivar en la reducción de los esfuerzos por cumplir con la meta de 1.5°C como límite de aumento de la temperatura media global respecto de los niveles preindustriales. Por lo tanto, debemos vigilar las implicaciones futuras que tendrán las decisiones de los gobiernos para reactivar sus economías y salir de la recesión.

    Mientras se atiende la crisis generada por el COVID-19, la agenda climática debe no solo seguir su curso sino también acelerarse y robustecerse. Por lo tanto, hacemos un llamado colectivo a no permitir que disminuyan los esfuerzos de implementación de acciones climáticas, de incremento en la ambición de los compromisos nacionales y de movilización de financiamiento nacional e internacional para atender este problema, que es de carácter global y afecta especialmente a los grupos más vulnerables.

    Creemos que un nuevo paradigma de desarrollo es posible, un desarrollo basado en el cumplimiento de los derechos humanos, donde la salud, la educación, el trabajo y el acceso a los servicios básicos esté garantizado para todos y todas y en el que hagamos un uso sostenible de los recursos naturales respetando los límites de la naturaleza. El Clik Hub, como una red de redes de acción climática de la región de América Latina y el Caribe, se compromete a trabajar para lograrlo.

    Suscriben el presente pronunciamiento:

    CDKN, Fundación Futuro Latinoamericano, LatinClima, Salud sin Daño, CAN-LA, ICLEI América del Sur, CITE-FLACSO, GFLAC, Plataforma MiCiudad, AdaptChile,  y ConexiónCOP.

  • CAN Latinoamérica: En relación al Foro sobre el Desarrollo Sostenible en América Latina previsto para marzo de 2020

    Debido a la emergencia sanitaria global, los países de América Latina y el Caribe han decidido posponer la Cuarta Reunión del Foro sobre Desarrollo Sostenible, establecido como el mecanismo regional de seguimiento a la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, previsto para el 31 de marzo de 2020.

    Frente al brote de COVID-19 los esfuerzos deben enfocarse de manera inmediata a responder a la crisis sanitaria. No obstante, resulta de suma relevancia no perder de vista que, comunidades en condiciones de vulnerabilidad climática, por ejemplo aquellas sujetas a situaciones de alteración hídrica, presentan una mayor sensibilidad frente a este tipo de emergencias. En ese marco, resulta fundamental ahondar en las raíces y condicionantes de dicha vulnerabilidad a fin de abordar sus causas de manera sistémica, es decir emprender transformaciones más allá del sector salud.

    Lea el comunicado

Noticias

Acción Climática, Agua y Salud

Multimedia

Opinión y Análisis

Experiencias e Investigaciones