• Comunicado Dia Mundial de las Playas 2020

    Estimados amigos de las playas,
    Esperamos que este mensaje los encuentre bien, con buena salud y con la misma buena energía de siempre.

    Este 2020 ha sido un gran reto para todos, en muchos sentidos. Atravesar las situaciones que nos rodean, y además una pandemia global, no ha sido cosa fácil.

    FUDENA y la Red de Coordinadores Regionales, continúan trabajando. En ese sentido, el Día Mundial de las Playas no se suspenderá. El Día Mundial de las Playas tampoco se postergará, simplemente tendrá una cara diferente. Si bien este año debemos trabajar de forma distinta, quedarnos en casa y cuidar nuestra salud y la de los demás, el ánimo no se detiene.

    Gracias a ustedes hemos llegado a la 30. ª edición en Venezuela, unidos a más de 100 países bajo la organización de Ocean Conservancy, en un esfuerzo conjunto por nuestros objetivos de conservación de los ambientes marinos y costeros.

    ¿Cómo será este año? Los grupos grandes de voluntarios en las playas no serán una opción: muchos de nosotros ni siquiera podremos llegar a la playa. Sin embargo, y en palabras de la Directora Global del evento, Allison Schutes, creemos que tenemos una oportunidad única de llamar a la acción de forma innovadora. Motivaremos a los voluntarios desde nuestras casas a través de medios digitales, y no directamente en las playas. Y lo más importante, estaremos juntos, nos acercaremos, físicamente separados pero juntos en espíritu, unidos por nuestras ideas.

    La red mundial continuará trabajando. En su esencia, el Día Mundial de las Playas se trata de gente y comunidades, así que en tiempos como estos necesitamos, más que nunca, contar con nuestros voluntarios desde sus casas.

    ¡Unidos por nuestras playas!

    Deborah Bigio
    Directora Ejecutiva
    FUDENA

  • Provita reporta que 140 pichones de cotorra margariteña alzaron vuelo este año

    Provita, la ONG ambientalista venezolana, informó que este año 140 pichones de cotorra cabeciamarilla o margariteña (Amazona barbadensis) alzaron vuelo tras cumplirse el ciclo reproductivo en el bosque seco del municipio Península de Macanao, lo que implica que por tercer año consecutivo al menos 100 ejemplares se sumaron a la población silvestre de esta ave en peligro de extinción.

    El subdirector regional de Provita para Nueva Esparta, José Manuel Briceño, destacó que la cifra de 140 volantes (pichones que pueden volar) se alcanzó gracias a “la colaboración de las comunidades de la Península de Macanao, en especial al esfuerzo de los Ecoguardianes, hombres y mujeres que resguardan y reparan los nidos y que además custodian los pichones durante la temporada para evitar que sean robados por cazadores furtivos”.

    El Programa de Conservación de la Cotorra Margariteña de Provita arribó a 31 años y, además del resguardo de las aves en su hábitat natural, contempla actividades de educación junto a las comunidades de la Península de Macanao y la restauración del bosque seco. La población de cotorras en estado silvestre creció un 128% al pasar de 700 individuos en 1989 a 1.600 aves en 2019, según el censo realizado en 2019.

    El responsable de Provita en la entidad insular aseveró que, pese a las circunstancias que enfrenta el país como consecuencia de la pandemia de la COVID-19, “se cumplió un trabajo impecable y se cuidaron todos los protocolos de bioseguridad”.

    Tomando en cuenta las medidas sanitarias y de distanciamiento físico, los Ecoguardianes establecieron un plan de trabajo que permitió abarcar un área importante del bosque seco, hábitat natural de la cotorra, con lo que se evitó el robo de pichones por parte de cazadores furtivos.

    El programa, indicó Briceño, ha contado con el apoyo de financistas y aliados, entre los que se encuentran los propietarios de la arenera La Chica y Hato San Francisco, en cuyos terrenos se desarrolla el Programa de Conservación de la Cotorra Margariteña desde 1989.
     

    SOBRE PROVITA
    Es una Asociación Civil sin fines de lucro, fundada en febrero de 1987. Busca combatir la pérdida de la biodiversidad de Venezuela, y demostrar que el desarrollo del ser humano es compatible con la conservación de la naturaleza. En más de tres décadas de existencia, la Institución ha ejecutado cientos de proyectos que van desde la recuperación de especies amenazadas emblemáticas, hasta ensayos de alternativas de desarrollo para comunidades rurales e indígenas. http://www.provita.org.ve

    Fotografía PROVITA
  • Pronunciamiento de las Academias Nacionales en rechazo a la minería ilegal y el ARCO MINERO

    Las Academias Nacionales de Venezuela expresan al país su profunda preocupación por la ilegítima, inconstitucional e inconvencional actividad minera desplegada en los estados Amazonas y Bolívar, y principalmente en el denominado “Arco Minero del Orinoco”, zona en la que actúan de manera caótica e impune grupos irregulares.

    Esta actividad minera resulta ilegal, a pesar del Decreto 2.248 que creó el proyecto denominado Zona de Desarrollo Estratégico Nacional Arco Minero del Orinoco. Viola los derechos de los pueblos indígenas y demás poblaciones locales, pudiendo incluso su desaparición masiva; amenaza con afectar de forma irreversible la biodiversidad de toda la región, incluidas unidades de conservación, entre ellos el Parque Nacional Canaima, declarado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad; pone en riesgo especies vivas, algunas en peligro de extinción, y procesos ecológicos, en menoscabo del derecho constitucional a un medio ambiente sano, seguro y ecológicamente equilibrado de todos los venezolanos.

    Descargue el documento aquí

  • La sociedad civil latinoamericana se une en favor de una reactivación transformadora en la región

    Una reactivación transformadora en América Latina y el Caribe es posible y urgente. Este es el llamado que hacen más de 250 instituciones de la región, las cuales reconocen la amenaza y la oportunidad que representan los programas y medidas de reactivación económica que están implementando los gobiernos de la región a raíz de la pandemia del COVID-19.
    Con representantes de 16 países de América Latina, las organizaciones participantes coinciden en que frente a las crisis socioambiental y de justicia que enfrenta la región no es posible continuar con el “business as usual”; por el contrario, señalan, que las medidas y estrategias a implementar deben ayudar a subsanar la crisis socioambiental y asegurar que las brechas sociales sean atendidas correctamente en el corto plazo, con una visión a largo plazo.
    Reconociendo la ventana de oportunidad para emprender cambios estructurales en el actual modelo de desarrollo, atender las crisis climática y de biodiversidad, y los impactos multidimensionales de la pandemia, esta propuesta de Reactivación Transformadora en América Latina y el Caribe aglutina diversas voces para incidir en los tomadores de decisión a través de diversas instancias de encuentro y discusión multisectorial para la generación de propuestas, entre otras actividades.
    Desde el sentido de urgencia e inspirada en las movilizaciones sociales de la región, organizaciones de diversa índole y campo de acción abogan por una reactivación que promueva una economía baja en carbono y un sistema social más justo, con respuestas inclusivas, focalizadas, transparentes e integrales, con perspectiva de género y que fomenten una profunda reconstrucción valórica para una verdadera transformación sistémica.
    Unidas bajo el slogan Juntxs por una reactivación transformadora, las organizaciones elaboraron un pronunciamiento que promueve la necesidad de generar incentivos, empleos y oportunidades de desarrollo a través de reformas fiscales e inversiones en sectores no extractivos y bajos en carbono, la necesidad de reformular los indicadores para medir el bienestar y fortalecer un desarrollo social incluyente, orientado a fortalecer los procesos democráticos, la resiliencia comunitaria, el acceso a servicios básicos de calidad. Además promueve las soluciones basadas en la naturaleza para proteger y restaurar ecosistemas y la firma de tratados regionales como el Acuerdo de Escazú, además del cumplimiento de los compromisos climáticos y de biodiversidad ultilaterales, y la agenda global de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).
    Hasta el momento han suscrito esta propuesta regional más de 550 representantes de la sociedad civil, sector privado, academia y gobiernos subnacionales de 16 países de América Latina y el Caribe, entre ellos Climate Action Network Latinoamérica (CANLA), WWF, el Observatorio Latinoamericano para la Acción Climática (OLAC), el Grupo de Financiamiento Climático para Latinoamérica y el Caribe (GFLAC), la Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente (AIDA), el Movimiento Ciudadano frente al Cambio Climático (MOCICC), Fundación Avina, WRI México, 350.org, la Universidad del Rosario de Colombia y el Municipio de Loreto en México, entre otros.

    De Venezuela suscribieron, entre otras, las organizaciones Clima21 – Ambiente y Derechos Humanos, Fundación Tierra Viva, Geografía Viva, Instituto Progresista, Instituto Venezolano de Estudios Sociales y Políticos, Phynatura, Programa Venezolano de Educación Acción en Derechos Humanos (Provea), Sociedad Hominis Iura (SOHI), Sociedad Venezolana de Ecología, Todos por el Futuro, UCV Campus Sustentable, Verde la Tierra, A.C., Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado UCLA y Universidad Simón Bolívar.
    Se puede conocer al resto de firmantes y adherir al pronunciamiento en la página web de la campaña: reactivaciontransformadora.com

Noticias

Acción Climática, Agua y Salud

Multimedia

Opinión y Análisis

Experiencias e Investigaciones